sábado, 18 de septiembre de 2010

¿Nubes? Corneta, toque retirada.

Ya han caído las primeras lluvias otoñales...

Los camaleones buscan refugio...


Las cuerdas esperan frías a tiempos mejores...

Las conchitas comienzan a añorar a cubos y manitas que jugaron con ellas...

Bob Esponja llamó mil veces a su nuevo amiguito alemán. Al final se suicidó en una ola más fresca que de costumbre...



Las nubes comenzaron a incendiar de frío las playas y las rocas...

Las olas se aliaron con las nubes y retomaron altivas su territorio...


El fulgor de la cal se batió en retirada...



El desagüe aspira los bronceados y las líbidos. Batallones de escoliosis infantiles se retiran a sus cuarteles. La marea nos saca la lengua mostrando sus trofeos de rastrillos y palitas. La sombra avanza. La luz se escalofría... Corneta, toque retirada.


...y entretanto, las nubes...







sábado, 11 de septiembre de 2010

De Conil a El Palmar

Hola de nuevo, ya estaba yo tardando en poner esta entradita... ¿a que sí? Bueno, lo importante es que ya está aquí para que la disfrutéis, si es que os gusta, claro. Este recorrido lo hicimos el pasado jueves como ya sabéis. Hice una convocatoria y la verdad es que me vi sorprendido con el éxito. Quedamos como ya sabéis a las 8.30h en Chiclana y nos presentamos -curiosamente todos al mismo tiempo- Antonio, Cebucho, Alinando, el taquillero, Antoñín y un piloto de no sé qué lineas aéreas... ah, y también un niño que en ningún momento se separó de mí con dos reales en su manita sudorosa.

Al llegar a Conil nos dimos cuenta de que el día iba a estar en todo su esplendor. Era temprano y sin embargo se adivinaba el calor que haría más tarde. La vista de la zona de El Palmar desde la carretera exterior de Conil era una preciosidad como veis aquí.

El río Salado. El puente que veis estaba ya muy animado. Las horas aún frescas las aprovechan los paseantes y deportistas para recorrer el sendero que parte desde allí.


El puente tiene un vano tan largo que al pasar por encima se notan mucho las vibraciones. A mí me recordó el terremoto de este verano, fue la misma sensación. ¡Que gustirrinín de miedo!


- Quillo... ¿Hace mucho que no vas a pescar con tu bote?

- Una mijilla... ¿Por qué?

- Mira que eres dejao... anda... anda...



Comencé a pasear por el sendero para volver luego por la playa. No lo seguí todo el camino, me gusta deambular entre la maleza y las marismas y me encontré con esto, una tortuga marina bastante grande en descomposición.
(Lo de deambular fuera de los senderos no es norma general, hay sitios donde no se debe hacer)


Este pozo con abrevadero es una preciosidad. Allí se arremolina el ganado a mediodía. Me gustó esta estampa con Conil al fondo.


Y esta es otra imagen del mismo pozo con el campo guardándole las espaldas. Aquí se puede apreciar bien el ensolado de empedrado junto al abrevadero y los rombos que adornan el brocal. Me recordó a las grecas de antaño. ¿A vosotr@s también? No, las de "te estoy amando locamenti" no, las que pintábamos de pequeños en nuestros cuadernos, esas.


Me encantan las sorpresas. Paseando entre las marismas encontré este bote escondido. Se ve que la marea lo dejó allí. Le vi muy tranquilito y no quise importunarle, la verdad.


A lo largo de mis paseos he visto muchos bunkers. En este recorrido en concreto había cuatro, éste es uno de los mejor conservados con la torre de Castilnovo al fondo.


Durante mi andadura molesté a algunas gaviotas. Mea culpa, aunque salieron volando mucho antes de que me acercara. No me gusta intervenir en la vida de los animalillos que pueblan estos parajes, pero creo que han salido guapos y no se molestarán mucho.

Y aquí la torre de cerca. Se puede acceder a su interior por medio de la escalera de piedra del lateral. Conserva parte del muro que la rodeaba y que al parecer servía de defensa ante los ataques de berberiscos y otros tunantes.

Una pareja de córvidos sobrevolando la torre, nunca mejor dicho lo de "pareja".

En su interior anidan muchas palomas. El suelo está cubierto de sus excrementos y de otros restos, y ahora os explico lo de los restos. Las torres se comunicaban entre sí a base de fuegos y columnas de humo. A lo largo de la costa se desplazaban compañías de caballería a la espera de los avisos y acudir así en su defensa. Si os fijáis, a la izquierda de la fotografía se ve una especie de tiro de salida de una gran chimenea.


En esta fotografía se puede observar que la torre se dividía en varios pisos por las ventanas y los huecos de las vigas. Me gusta imaginar cómo discurriría la vida en este edificio y en estos parajes.

Bueno, lo que he dicho anteriormente no quiere decir que no haya vida ahora, la hay y mucha, como por ejemplo este cernícalo primilla. Parece que tiene su nido en ese agujero al que acude de vez en cuando. Su alimento lo tiene cerquita, en el suelo de la torre-y a eso me refería antes- se pueden observar restos de palomas que posiblemente han caído en sus garras.

Esta torre se construyó en 1295 y fue destruida por el maremoto de 1755. Sí, el que arrasó también Cádiz y fue producto del terremoto que destruyó Lisboa, ese mismo. Qué curioso, cómo hay siempre algo inesperado que une ciudades y sitios aparentemente inconexos...


Tan blanco... Conil se ve precioso desde este punto. Las torres debían estar en contacto visual para cumplir su cometido. Al norte con la torre que ahora se usa como faro del puerto pesquero y al sur, en El Palmar, con la torre Nueva que ahora os mostraré.


Y aquí está. La playa hasta ahora lisa y arenosa, se interrumpe por este conjunto rocoso. A la izquierda podéis ver un restaurante, la torre Nueva y otro de los bunkers construídos en la guerra civil.


Está gracioso este peqeuño mirador sobre el bunker. Simpático fin para algo que se construyó para fines más bélicos.


No me digas que esto no es enteramente la cara de una tortuga ninja. ¿Que no?


La torre Nueva comunica visualmente con la de Castilnovo y con la de Trafalgar, situada sobre el pinar de la Breña. ¿Sabíais que ese pinar no tuvo pinos hasta el siglo XIX? Pues sí, a veces tomamos las cosas naturales como sempiternas y en este caso fue una inteligente repoblación forestal para el asentamiento de la inmensa duna.


Bonito y original chiringuito en El palmar con el bote anclado en el techo. Un bote de altas miras que siempre estará agradecido a su dueño, su proa al menos ve el mar desde ahí.

Hace poco me contaron una anécdota relativa al dueño de este chiringuito. Al parecer nació en una casa muy retirada de cualquier población, tanto que pasaban los meses y no le llevaban a la iglesia para ser bautizado como mandaban los cánones. Los conocidos decían a los padres: "¿Aún no lo has bautizado? Este niño se te va a quedar morito..." Y así surgió el sobrenombre tan curioso. Yo mismo recuerdo una frase que todos los padrinos decían antiguamente a los padres depués del bautizo mientras le devolvían el niño: "Moro me lo das y cristiano te lo entrego" Qué cosas...¿no? La vuelta la realicé por la orilla con baño refrescante incluido, con el aliciente de que las inmediaciones de la torre de castilnovo forman una hermosísima playa nudista, por lo que entenderéis que no os ponga fotografías, no por temor al desnudo, sino por respeto a los bañistas que disfrutaban en ese momento.

Ya muy cerca de Conil me llamaron la atención estas piedras ostioneras talladas con forma de comederos para el ganado.

Y aquí ya de vuelta a Conil. El paseo fue muy agradable. Durante el mismo no dejé de recordar a varias personas que adoran estos parajes y también recapacité sobre los planes de construcción de un macrohotel. Mas abajo os dejo un enlace por si quéréis más información o incluso para uniros a la plataforma.

Y ya desde el puente sobre el río Salado os muestro esta estampa curiosa de un banco enorme de lisas. Espero que os haya gustado el paseo. Hasta pronto.





http://www.salvarelpalmar.es/
















domingo, 5 de septiembre de 2010

De paseos y aves


Hola de nuevo. El próximo jueves día 9 daremos un paseo playero entre El Palmar y Conil. En principio iremos Juan y un servidor pero se admiten acompañantes. L@s interesad@s podrán unirse a nosotros en Chiclana, en el aparcamiento Las Redes en Urbisur, delante de la tienda de electrónica Novaelec, muy cerca de la gasolinera de BP a las 8.30h de la mañana. La idea es hacer un paseo por la orilla de unas 3 ó 4 horas. Parece que el clima acompañará, si se da buen tiempo sería conveniente llevar traje de baño y algo de líquido para hidratarse.




Por otro lado, el próximo viernes dia 10 de septiembre a las 18.30 se presentará el libro guía de aves del Parque Natural Bahía de Cádiz en su Centro de Visitantes. Hace muchos años que conozco a su autor, Rafael García Costales, y estoy seguro de que es un trabajo que vale la pena. Está auspiciado por la Junta de Andalucía, por lo que supongo que cada uno de los asistentes podrá adquirir gratuitamente un ejemplar. Está muy bien pasear por las playas y costas, pero si se va acompañado de una buena guía de aves, mejor que mejor.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Blogs de Cádiz. La Voz digital.

Hola amigos y amigas. Ayer recibí la confirmación por parte de La Voz digital de que Ora Marítima había sido admitido en su plataforma de blogs de Cádiz. Me parece muy interesante su labor de divulgación y ha sido para mí un honor poder estar entre blogs tan cuidados y trabajados. Os recomiendo que pinchéis en su logotipo en la parte superior izquierda de esta página, veréis cuánto y cuan bueno hay de Cádiz en sus enlaces.


Y para dar una nota curiosa de color en esta entrada, os muestro unas fotografías que tomé en uno de mis paseos, esta vez en Chipiona.




Hace poco os hablé de los corrales de Chipiona. Aquí podéis apreciar bien uno de los muros que lo delimitan.

También os hablé del faro, el que tenía 69 metros de altura, ese. Pues aquí lo tenéis desde su base. Tan erecto él.


Junto a la base del faro hay unas escolleras donde suelen ponerse algunos chicos a pescar. Agobié a uno de ellos intentando fotografiarle ensartando una gusana en el anzuelo. Ni se quejó... me refiero al chico, la gusana supongo que sí se quejaría.



Y esta es una colorida estampa de la iglesia santuario de Regla junto a la playa abarrotada. No es precisamente la imagen que más me gusta de una playa, pero debéis reconocer que a colorido no le gana nadie... ¿a que no?


Y nada más por hoy. Gracias de nuevo La Voz digital y hasta prontito.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Santibañez y Torregorda

Hola. En esta ocasión os mostraré algo de la playa de Santibañez y de Torregorda. Es el tramo de playa que discurre paralelo a la carretera de San Fernando a Cádiz desde la curva, a mitad de carretera, hasta el Chato. Torregorda es un establecimiento militar dedicado a las prácticas de tiro. Hasta hace muy poco no podían acceder a su playa todos los ciudadanos, tan sólo militares y familiares. Disponía de un restaurante con mirador a la playa. En este lugar se erguía en la antigüedad una imponente torre que servía de referencia a navegantes. Parece ser que en la etapa musulmana fue derribada, se cree que buscando en su interior un legendario tesoro.





El paseo que me llevó hasta Santibañez y Torregorda comenzó en Cortadura, junto a la muralla, casi tres kilómetros de orilla. El tiempo estaba más bien revuelto y creo que lo apreciaréis en esta foto. La llegada de septiembre se nota ya en la poca afluencia de bañistas y en la bruma reinante. Hoy más que nunca tenía que poner otra mirada en mi paseo. Y hablando de mirada, os mostraré al final una sorpresa agradable.

El otro día os hablé de Camposoto, pues aquí comienza la zona militar que se une a dicha playa. No os conté que esa franja costera también fue durante muchos años zona de prácticas de tiro, en realidad el poblado de Sancti Petri pertenecía también a dicha zona de exclusión. Durante la década de los ochenta se movilizó la población de San Fernando y tras muchas manifestaciones consiguió la desmilitarización de la playa de Camposoto, también se dieron movimientos parecidos en Chiclana con respecto a Sancti Petri. La gran cantidad de proyectiles caídos en la zona obligó a su limpieza exhaustiva por parte de artificieros de la Armada. Hoy día se ha reducido bastante esa zona acotada que comienza precisamente en esta barrera de piedras. Os garantizo que lo del letrero no es simple anécdota, si se os ocurre pasar tendréis a unos vigilantes cortándoos el paso en sólo unos segundos.

Esta es la imagen de Cádiz desde aquel punto. hay un poco de bruma pero la vista es preciosa, ¿a que sí?


Este es uno de los accesos a la playa desde el restaurante. Da un poco de yuyu... ¿No os recuerda las mazmorras antiguas? A mí sí.


Una prueba de lo que os decía. En primer término podéis ver los cañones con los que a veces se hacen prácticas de tiro.



No sé por qué, pero este zapato me recordó una película que me gustó mucho en su día: "Quiero ser como Beckham". Si no sabéis nada de esta película no la toméis como algo baladí, tiene mucho mensaje y es entretenida.


Ya en Santibañez, una de las playas donde pasé más tiempo en mi infancia. Salté desde estos muros para empanarme entero de arena. Las dunas avanzan y es dificil reconocerlas en algunos tramos.


Aquí había una edificación antigua y un chiringuito que hace poco fue derribado.



Ahora se monta cada verano éste de madera en su lugar. Tiene esta curiosa forma de barco y parece que fuera a zarpar en cualquier momento.


Menos mal que encontré este cartel indicador para no despistarme. Por cierto, hablando de barcos y de despistes... ¿sabéis el origen de la expresión "está más perdido que el barco del arroz"? ¿No? Pues pincha aquí.


Otro atractivo curioso del chiringuito, un totem verde. Parece una especie de guiño al mundo que tanta importancia dio a Cádiz en siglos pasados, América, en la orilla contraria del océano atlántico en el que estamos.


Este no es verde... ¿a que no?
Señoras y señores, aquí una proa. Proa, aquí unas señoras y unos señores.



Y esta es la sorpresa que os decía. Algún ingenioso artista grafitero ha tenido la feliz idea de dibujar una mirada sobre las tablillas de esta valla. Está en la playa de cortadura. Espero que os guste tanto como a mí. Gracias, artista anónimo. Y nada más por hoy, hasta el próximo paseito.