sábado, 11 de septiembre de 2010

De Conil a El Palmar

Hola de nuevo, ya estaba yo tardando en poner esta entradita... ¿a que sí? Bueno, lo importante es que ya está aquí para que la disfrutéis, si es que os gusta, claro. Este recorrido lo hicimos el pasado jueves como ya sabéis. Hice una convocatoria y la verdad es que me vi sorprendido con el éxito. Quedamos como ya sabéis a las 8.30h en Chiclana y nos presentamos -curiosamente todos al mismo tiempo- Antonio, Cebucho, Alinando, el taquillero, Antoñín y un piloto de no sé qué lineas aéreas... ah, y también un niño que en ningún momento se separó de mí con dos reales en su manita sudorosa.

Al llegar a Conil nos dimos cuenta de que el día iba a estar en todo su esplendor. Era temprano y sin embargo se adivinaba el calor que haría más tarde. La vista de la zona de El Palmar desde la carretera exterior de Conil era una preciosidad como veis aquí.

El río Salado. El puente que veis estaba ya muy animado. Las horas aún frescas las aprovechan los paseantes y deportistas para recorrer el sendero que parte desde allí.


El puente tiene un vano tan largo que al pasar por encima se notan mucho las vibraciones. A mí me recordó el terremoto de este verano, fue la misma sensación. ¡Que gustirrinín de miedo!


- Quillo... ¿Hace mucho que no vas a pescar con tu bote?

- Una mijilla... ¿Por qué?

- Mira que eres dejao... anda... anda...



Comencé a pasear por el sendero para volver luego por la playa. No lo seguí todo el camino, me gusta deambular entre la maleza y las marismas y me encontré con esto, una tortuga marina bastante grande en descomposición.
(Lo de deambular fuera de los senderos no es norma general, hay sitios donde no se debe hacer)


Este pozo con abrevadero es una preciosidad. Allí se arremolina el ganado a mediodía. Me gustó esta estampa con Conil al fondo.


Y esta es otra imagen del mismo pozo con el campo guardándole las espaldas. Aquí se puede apreciar bien el ensolado de empedrado junto al abrevadero y los rombos que adornan el brocal. Me recordó a las grecas de antaño. ¿A vosotr@s también? No, las de "te estoy amando locamenti" no, las que pintábamos de pequeños en nuestros cuadernos, esas.


Me encantan las sorpresas. Paseando entre las marismas encontré este bote escondido. Se ve que la marea lo dejó allí. Le vi muy tranquilito y no quise importunarle, la verdad.


A lo largo de mis paseos he visto muchos bunkers. En este recorrido en concreto había cuatro, éste es uno de los mejor conservados con la torre de Castilnovo al fondo.


Durante mi andadura molesté a algunas gaviotas. Mea culpa, aunque salieron volando mucho antes de que me acercara. No me gusta intervenir en la vida de los animalillos que pueblan estos parajes, pero creo que han salido guapos y no se molestarán mucho.

Y aquí la torre de cerca. Se puede acceder a su interior por medio de la escalera de piedra del lateral. Conserva parte del muro que la rodeaba y que al parecer servía de defensa ante los ataques de berberiscos y otros tunantes.

Una pareja de córvidos sobrevolando la torre, nunca mejor dicho lo de "pareja".

En su interior anidan muchas palomas. El suelo está cubierto de sus excrementos y de otros restos, y ahora os explico lo de los restos. Las torres se comunicaban entre sí a base de fuegos y columnas de humo. A lo largo de la costa se desplazaban compañías de caballería a la espera de los avisos y acudir así en su defensa. Si os fijáis, a la izquierda de la fotografía se ve una especie de tiro de salida de una gran chimenea.


En esta fotografía se puede observar que la torre se dividía en varios pisos por las ventanas y los huecos de las vigas. Me gusta imaginar cómo discurriría la vida en este edificio y en estos parajes.

Bueno, lo que he dicho anteriormente no quiere decir que no haya vida ahora, la hay y mucha, como por ejemplo este cernícalo primilla. Parece que tiene su nido en ese agujero al que acude de vez en cuando. Su alimento lo tiene cerquita, en el suelo de la torre-y a eso me refería antes- se pueden observar restos de palomas que posiblemente han caído en sus garras.

Esta torre se construyó en 1295 y fue destruida por el maremoto de 1755. Sí, el que arrasó también Cádiz y fue producto del terremoto que destruyó Lisboa, ese mismo. Qué curioso, cómo hay siempre algo inesperado que une ciudades y sitios aparentemente inconexos...


Tan blanco... Conil se ve precioso desde este punto. Las torres debían estar en contacto visual para cumplir su cometido. Al norte con la torre que ahora se usa como faro del puerto pesquero y al sur, en El Palmar, con la torre Nueva que ahora os mostraré.


Y aquí está. La playa hasta ahora lisa y arenosa, se interrumpe por este conjunto rocoso. A la izquierda podéis ver un restaurante, la torre Nueva y otro de los bunkers construídos en la guerra civil.


Está gracioso este peqeuño mirador sobre el bunker. Simpático fin para algo que se construyó para fines más bélicos.


No me digas que esto no es enteramente la cara de una tortuga ninja. ¿Que no?


La torre Nueva comunica visualmente con la de Castilnovo y con la de Trafalgar, situada sobre el pinar de la Breña. ¿Sabíais que ese pinar no tuvo pinos hasta el siglo XIX? Pues sí, a veces tomamos las cosas naturales como sempiternas y en este caso fue una inteligente repoblación forestal para el asentamiento de la inmensa duna.


Bonito y original chiringuito en El palmar con el bote anclado en el techo. Un bote de altas miras que siempre estará agradecido a su dueño, su proa al menos ve el mar desde ahí.

Hace poco me contaron una anécdota relativa al dueño de este chiringuito. Al parecer nació en una casa muy retirada de cualquier población, tanto que pasaban los meses y no le llevaban a la iglesia para ser bautizado como mandaban los cánones. Los conocidos decían a los padres: "¿Aún no lo has bautizado? Este niño se te va a quedar morito..." Y así surgió el sobrenombre tan curioso. Yo mismo recuerdo una frase que todos los padrinos decían antiguamente a los padres depués del bautizo mientras le devolvían el niño: "Moro me lo das y cristiano te lo entrego" Qué cosas...¿no? La vuelta la realicé por la orilla con baño refrescante incluido, con el aliciente de que las inmediaciones de la torre de castilnovo forman una hermosísima playa nudista, por lo que entenderéis que no os ponga fotografías, no por temor al desnudo, sino por respeto a los bañistas que disfrutaban en ese momento.

Ya muy cerca de Conil me llamaron la atención estas piedras ostioneras talladas con forma de comederos para el ganado.

Y aquí ya de vuelta a Conil. El paseo fue muy agradable. Durante el mismo no dejé de recordar a varias personas que adoran estos parajes y también recapacité sobre los planes de construcción de un macrohotel. Mas abajo os dejo un enlace por si quéréis más información o incluso para uniros a la plataforma.

Y ya desde el puente sobre el río Salado os muestro esta estampa curiosa de un banco enorme de lisas. Espero que os haya gustado el paseo. Hasta pronto.





http://www.salvarelpalmar.es/
















12 comentarios:

Anónimo dijo...

Taquillero, que bien has recreado este paseo por esa maravillosa playa que tanto amo. Lo del Morito es real, ya que la anécdota se la escuché a su protagonista en muchas ocasiones hace más de una treintena de años,cuando su venta era una de las pocas que había por la zona y solía ser mi comedor, cuando pasaba allí muchas jornadas veraniegas.Siento no haber podido acompañarte en esta singladura, espero conocerte pronto y poder organizar juntoa algún paseillo de esos que al igual que a tí, tanto me gustan.
Abrazos

genialsiempre dijo...

Que bien lo describes, consigues que aunque uno conozca la zona siempre descubre algo nuevo, como en este caso la cara de la tortuga ninja. L o de las grecas es un poco rancio, pero encaja bien.

Alinando dijo...

Querido Anónimo, gracias por tus palabras, sobre todo teniendo en cuenta que al parecer también éste era territorio comanche, tu territorio... y José María, gracias también, me siento recompensado al saber que al menos te he descubierto el rostro de una tortuga ninja, jejeje. Por cierto, para rancio el olorcito que despedía la desafortunada tortuga.

Abrazos a los dos.

María Dolores dijo...

Precioso paseo y además que bien acompañado, lástima que no hubiera leído tu entrada cuando las monjas me querían hacer comprender a la fuerza eso de la Santísima Trinidad. Aquí hay incluso más personas.

Ay!!!, con dos reales me compraba yo un helado, eso sí, pequeñito pequeñito, mi padre muy listo decía que si era más grande me resfriaría.

El paseo es superprecioso, es lo importante. Voy tomando nota y a mi paso, que es evidente que no es el tuyo me parece que los voy a tener que hacer todos porque tus ganas contagian de una manera que no te lo puedes ni imaginar.

Saludos a a José María y también a ese anónimo que hasta a mí me va picando la curiosidad. ¿Será siempre anónimo?

Besos a Alinando y muy especialmente a Alinandito que parece ser que también te acompañó.

Loli.

Gitana dijo...

No me canso de ver estas fotos, que ya se sabe, una siempre barre pa lo suyo, y es que ese pedacito de tierra, aún hoy casi virgen, hay que conservarla y mimarla. Como has podido leer por algún lugar, quiero hacer la ruta, pero en mi retrobici, restaurada tras 15 años, más aún, después de leer tu paseo.

Anónimo: me recuerdas a un invisible friends que tengo por ahí, no se donde, pero cerca. Y ya, casi que te voy sacando la edad.

Besos soleados para todos!

Carmen dijo...

Esta entrada no sólo no nos enseña, nos divierte y nos descubre curiosidades como todas tus entradas, sino que además, ésta es un perfecto documento propagandístico para sensibilizarnos y animarnos a apoyar la causa "salvemos al palmar", es una verdadera lástima que se pierdan estos parajes tan especiales.

Gracias por ser los ojos de los que salimos poco.

Un abrazo.

Alinando dijo...

Gracias Loli, Gitana y Carmen... es un gustazo leeros. Por cierto Carmen, para solucionar eso de "los que salimos poco", nada como apuntarse al paseo del próximo día 25 que con tanto cariño ha programado Loli. Ah, y lo de apuntarse antes del lunes que he puesto en el correo era referente al lunes próximo, no éste (hoy es 13).

Besos

Carmen dijo...

Más quisiera. pero ya le he comentado a Loli que el día 25 tengo un compromiso con mis padres que adquirí ya hace tres meses, malage que sea para ese mismo día.

Espero que para la próxima porque este verano he salido menos que el Nazareno.

Besos.

Rosa Campos Gómez dijo...

Puedo recorrer las playas, mojarme en las orillas desde Chiclana hasta Conil (recuerdo a Abril, la compañera de curso), ver los edificios, las gaviotas... y una tortuga ninja que a mi se me antoja una ballena.
Eres un puntero embajador de las zonas gaditanas,con el bolí y con tu Konika Revio.
No abandones en invierno.

Isabel dijo...

Bueno bueno,al final me hago adicta a tu blog y a tu tierra.Lo narras tan bien que casi me veo yo tambien en ese paseo,me imagino paseando por esos parajes impresionantes,unicos y con tanta historia.Lo que me descoloca un poco es lo del niño,y no pregunto no meta la pata.Pues nada,que como siempre me sigues sorprendiendo.saludos Isabel

Alinando dijo...

Nada Carmen, otra vez será. Hay más días que ollas. Gracias por tu comentario Rosa, creo que le he dado un indulto parcial, este blog se comerá al menos las uvas. Tengo varias ideas para alimentarlo con un mínimo de dignidad, al menos por una temporadita. Isabel, me alegra que sigas el blog con tanta "adición", jejeje. Ah, y lo del niño era un guiño (no era intencionado expresarlo en pareado), un recuerdo a un niño imaginario que aparece de vez en cuando en mis relatillos, Alinandito. Para conocerlo pincha aquí:


http://es.calameo.com/read/000331800644394fe3eff

y vete a las páginas 14 y 15.

Besos

Erna Ehlert dijo...

Los paseos más bonitos, para mí inolvidables, eran desde el faro de Trafalgar (una pasada con marea baja)
hasta el Palmar y desde allí a Conil.

La costa de Cádiz hasta Tarifa es un mundo maravilloso.