martes, 27 de diciembre de 2011

Peces voladores






Recuerdo algunos de mis sueños de infancia -pero sueños de los que se tienen mientras se está dormido, no de los otros-. Uno de ellos era nadar suave y libremente entre habitaciones y muebles, entre calles estrechas... Hace poco busqué el significado de dichos sueños y no encontré una respuesta clara. Al parecer hay infinidad de sueños con esas características y no hay que tomarse a la ligera la interpretación de los sueños. Los hay en los que que nadas con aletas, entre aguas turbulentas, hacia la costa, hacia mar adentro, cerca del fondo, en la superficie, en aguas espumosas, en aguas turbias, en aguas límpidas como las de las costas de Cádiz... Y cada uno de estos sueños parece tener una explicación muy distinta.




Otro de los sueños de mi infancia - y esta vez sí que me refiero a los sueños despiertos- era tener un juguete teledirigido y al mismo tiempo volador, como el que aparece el vídeo que os pongo aquí. Las ciencias adelantan que es una barbaridad. Y aquí podemos ver un juguete que dentro de nada tendremos a un precio asequible rondando por nuestras cabezas dentro de nuestras casas mientras el niño de turno ríe a escondidas desde detrás del sofá.




Nadar, peces, disfrute... creo que eran motivos suficientes para incluir este vídeo en mi blog. Disfrutadlo.

4 comentarios:

Carmen dijo...

Ay, que chulada, me pido uno para los reyes. Lo peor será cuando salga con mi pez volador y me pille por la calle San Juan un día de levantera.
¿donde los venderán?

Anónimo dijo...

Acabo de perder mi comentario y acaba de aparecer el de Carmen. No me pido un pez volador, me conformo con el video. Pido sin embargo que sigas soñando y que no dejes de hacer estas preciosas entradas.

El comentario anterior era totalmente distinto, pero bueno, mejor este que es más cortito.

Loli.

Alinando dijo...

Ok Loli, oído cocina, seguiré with my dreams. Y Carmen, si un día de esos levanteros veo pasar un pez sobre las cabezas de los chiclaneros o cañaillas, ya sabré de dónde proviene el bicho.

Alinando dijo...

Ok Loli, oído cocina, seguiré with my dreams. Y Carmen, si un día de esos levanteros veo pasar un pez sobre las cabezas de los chiclaneros o cañaillas, ya sabré de dónde proviene el bicho.