sábado, 10 de julio de 2010

Las tribulaciones de una almejita

Sí, ya sé que con arroz o simplemente abiertas a la plancha y con un chorrito de limón están riquísimas, pero tengan un poco de miramiento, nuestra artista invitada se puede mosquear con según que tipo de comentarios. Como podéis apreciar, esta es una almejita rubia nativa de Chiclana. Sé que estos días abundan otro tipo de almejas rubias, sobre todo de la especie teutonas teutonus, almeja del norte de Europa que suele emigrar en verano a países más calidos, pero ésas son más difíciles de fotografiar, no se dejan ver.





Aquí tenemos a la protagonista de hoy. Rubia, fresquita y espumosa. Cualquiera diría que se apellidaba Cruzcampo.






A pesar de que el vaivén de las olas intenta evitar su actuación, ésta se esmera y cumple con profesionalidad el papel que se le exige.


Comienza la función. Se trata de hacer un esfuerzo ímprobo para su tamaño y esconderse bajo la arena. Ya ha sacado su musculoso... ¿brazo, lengua, boca...? Pues eso, que lo saca con fuerza y lo dirije hacia la arena que le sustenta.



Lo entierra y comienza un esforzado vaivén con el que poco a poco se coloca verticalmente y luego se va introduciendo en la arena.




A veces viene una ola traicionera y vuelta a empezar ¿Véis el músculo a su derecha?





Ya está semienterrada. Otra ola intenta fastidiarle la función pero se resiste como una jabata.







¡Ánimo! ¡Un último esfuerzo! Ya tiene casi todo el cuerpo enterrado, que proeza dios mío, que muestra de pundonor, que... que...







Se acabó, unos milímetros más y trabajo terminado.








Y aquí le tenemos de nuevo, presumida ella, a la espera de nuestro aplauso merecido...
¿Qué esperan? ¡Vamos, aplaudan leñe!









5 comentarios:

genialsiempre dijo...

!Que prodigio de paciencia, para fotografiar todo el proceso!, es todo un reportaje digno de National Geographic

Gitana dijo...

Conseguido!!!!!!!! jejeje! Qué buenos recuerdos me trae la historia de la almeja intrépida, cada verano a orillas de la playa, al atardecer, cogiéndolas para luego cocinarlas al vapor y darnos nuestro pequeño festín.

Tus fotos y lo que cuentas tras ellas, no me pueden dejar indiferente, y aunque haya desaparecido un poco, sigo presente en cada blog de vosotros. Lo próximo, sacar adelante de nuevo mi blog con fuerzas renovadas.

Besos y gracias, como siemrpe.

Alinando dijo...

¿A que sí José María? No veas el trabajo que me costó convencer a los compañeros de producción, a Manu el de los focos, a Pintxo el técnico de sonido, a Susi la script... Estaban todos deseando bañarse, y con unas risitas tontas...

Gitana ¡qué alegría verte de nuevo por aquí! Mira, si con esta entrada he conseguido transportarte a tu infancia ya puedo cerrar este blog y poner el cartel de "Cerrado por Misión Cumplida".

Besos y abrazos a tod@s, incluyendo q quien mire, lea y no escriba. ;-)

mjtrafalgar dijo...

almejita, almejita !!1que monada tan rubita!!!. Fita

Raquelilla dijo...

Plas plas plas, ahí va mi aplauso. Vaya nitidez, con el agua incluso cubriéndola. Qué pundonor, qué, qué, qué pasiensia pa esperá que saque los tentáliceps del caparazón, jijiji.