sábado, 19 de junio de 2010

Toíto Cai lo traigo andao

El pasado 28 de mayo actuó Jorge Drexler en el teatro Falla de Cádiz. Para mí siempre es una delicia oírle pero ese día fue muy especial. Comenzamos a disfrutar antes incluso de que empezara el espectáculo. La tarde estaba fresca, el aire de poniente impregnaba el ambiente de salina humedad, aromática, sensual, como suele suceder en Cádiz. La luna estaba preciosa, juraría que me miró antes de entrar al teatro. Drexler, como siempre, estuvo inmenso en su humildad. Ya le había visto en directo en el Alcazar de Jerez, y ya había alucinado con él, pero esta vez... esta vez, además de su arte, nos dió dos sorpresas increíbles: la primera fue cantar esta milonga, una adaptación del "Toíto Cai lo traigo andao" de Javier Ruibal, cantautor de El Puerto al que adoro desde hace tiempo. La siguiente sorpresa, imaginaros, fue que el mismo Ruibal salió al escenario y cantó también. Noche mágica. La pongo aquí no sólo por compartirla con vosotr@s, sino por revivirla yo más si cabe.



Ay, al revuelo de tu falda
que fresquito es el verano
dame tu boca de limonada
y cura mis labios que estan quemados

Ay, que me importa a mi el levante
si nos vamos por la orilla
yo vivo el sueño del navegante
y sueño que te llevo la sombrilla

Y a la magia de las velas
no hay estrella que te iguale
cuando la sangre se desordena
atrapa mi corazon que se sale

y en las cumbres de tu cuerpo
se enreda toda la luna
y mas allá todo es incierto
...bendita verdad si tu te desnudas

Ay, toito cai lo traigo andao
desde el puerto hasta Zahara
tengo la fiebre del alunao
seria el delirio si me besaras

Ay, toito cai y lo que queda
me lo traigo cabilao
que ya no hay brisa sin tu melena
que rica la sombra que hay a tu lao
que rica la sombra que hay a tu lao

Uh, pero tienes la costumbre
de poner agua por medio
donde esta el faro que a ti te alumbre
y donde la isla de tu misterio

y de repente ya te has ido
mas alla del rompeolas
sola en la tierra, en la mar sola
no se si te tengo o si te he perdido

Ay, toito cai lo traigo andao
desde el puerto hasta Zahara
tengo la fiebre del alunao
seria el delirio si me besaras

Ay, toito cai y lo que queda
me lo traigo cabilao
que ya no hay brisa sin tu malena
que rica la sombra que hay a tu lao
que rica la sombra que hay a tu lao

que rica la sombra que hay a tu lao
que rica la sombra que hay a tu lao




6 comentarios:

Melkar dijo...

Que arte marinero tiene el de Montevideo......

Escuela de Letras Libres dijo...

!Qué rica la milonga...de andar po Cai...Fita

Anónimo dijo...

Hermosa entrada. Las de cosas bonitas que nos perdemos, gracias por mostrarlas aquí.

Carmen dijo...

Me puedo hacer una pequeña idea del lujo que supone escuchar a Detxler en directo, y más con la acústica y la intimidad del Falla. Desde luego cositas de estas son las que enriquecen nuestra existencia. Haces bien en no perdértelas.

Besos.

tangai dijo...

¡Ay mi novia de los mares!, ¡ay mi niña marinera, que además de faldas de espuma mece de amores las almas buenas!

Antoñín, me lo acabo de soltar... así, sin más... y es que tiene tela. Tiene musha tela...marinera.

Anónimo dijo...

Yo también estuve allí y creo que el mismo viento de poniente nos envolvió un poco a todos, incluído a Jorge. Y la luna fue cómplice...